Test de Intolerancia Alimentaria a fondo

26 marzo, 2017

El año pasado preparamos un artículo sobre el Test de Intolerancia Alimentaria explicando porqué os recomendábamos este test y en qué consistía. Era un servicio que habíamos incorporado hacía poco porque nos parecía muy interesante. Hoy, con más experiencia, volvemos a retomar el mismo tema para enseñaros un ejemplo real y más opciones.

Breve repaso de qué es una intolerancia alimentaria

Como os contábamos en el artículo anterior, la intolerancia alimentaria no es una reacción alérgica a un alimento. Cuando nuestro sistema inmunológico reacciona ante un cuerpo extraño y surge una alergia, la respuesta inmediata que puede ser leve o más grave. Ya sea al polen, a un animal o a un componente de un alimento, se experimentan unos síntomas claros. Cuando tenemos una intolerancia alimentaria es difícil identificar qué alimento hace que nuestro cuerpo reaccione así. De hecho, normalmente, los síntomas tardan en aparecer y no son mas que molestias que se pueden asociar a otros motivos.

Este test, mediante una gota de sangre, mide la respuesta que cada extracto alimentario produce en nuestro cuerpo.

Ejemplo del informe

Tras hacernos un Test de Intolerancia Alimentaria recibiremos un informe con los resultados obtenidos. Os enseñamos un ejemplo real del que hemos borrado los datos personales.

Introducción

La primera página es la cubierta donde vienen nuestros datos y cuando se obtuvo la muestra y se realizó el informe. Todo el proceso es seguro y las muestras están marcadas para que no pueda haber ningún tipo de confusión.

En la segunda página tenemos una breve introducción sobre qué es una intolerancia alimentaria y qué síntomas se suelen experimentar. En nuestro artículo anterior os comentábamos que uno de los problemas asociados a las intolerancias alimentarias era el sobrepeso. Muchas personas con obesidad, que no respondían a dietas, empiezan a perder peso cuando dejan de tomar los alimentos a los que tienen una reacción fuerte.



Resultados

Llegamos a la tercera página, donde encontramos los resultados de los análisis realizados. Vemos el tipo de reacción que ha habido ante cada tipo de alimento. Como veis puede ser: reacción fuerte, moderada, débil o sin reacción.

Cómo actuar con los alimentos ante los que se ha reaccionado

En la cuarta página nos explican los cambios que deberíamos hacer en nuestro consumo de alimentos según los resultados de la página anterior.

La recomendación es eliminar durante 3 meses todos los alimentos ante los que se haya indicado que ha habido reacción. Debemos sustituirlos por otros con un aporte de nutrientes similar que no hayan dado reacción. Después de ese descanso podemos volver a incorporarlos poco a poco. Hay veces que es imposible dejar de tomar todos. En este caso se puede evitar los que hayan dado una reacción fuerte y moderada. Los que hayan dado una reacción leve tomarlos sólo cada cuatro días.

Lo importante de esta fase es tener paciencia. Hay veces que las molestias tardan en desaparecer aunque hayamos suspendido la ingesta de los alimentos ante los que presentamos reacción.

Pasados estos tres meses comenzaremos la reintroducción de los alimentos. Es importante ir de uno en uno y estar atento a si los síntomas vuelven a aparecer. Si los síntomas no reaparecen podemos incorporar este alimento de nuevo a nuestra dieta. Si vuelven a aparecer debemos volver a eliminarlo durante unos o dos meses más.



Recomendaciones antes de cambiar la dieta

En las dos páginas siguientes nos dan recomendaciones sobre cómo prepararnos ante los cambios que debemos realizar, sobre todo la importancia de fijarnos en las etiquetas de los productos que vayamos a comprar. Aunque no compremos ninguno de los alimentos ante los que nuestro cuerpo experimenta una reacción, puede que trazas de éstos estén ocultos en algunos productos y platos preparados.



Anexo de listado de alimento ocultos

Para acabar el informe nos entregan un listado informativo en el que nos indican en que productos y platos preparados pueden encontrarse ocultos alimentos a los que podemos tener intolerancia.




Alimentos analizados

En el ejemplo del test anterior, se analizan 50 alimentos, los que generalmente suelen dar reacción. Hay veces que la intolerancia es a alimentos que no solemos tomar a menudo o que se toman en una proporción muy pequeña. Según vuestras sospechas podéis elegir un test que contenga más o menos alimentos. Las opciones que hay son éstas:

Listado de 100 alimentos

Pruebas sobre 200 alimentos



Test sobre 300 alimentos




Más información

Como siempre os decimos, si tenéis cualquier duda o pregunta, no dudéis en consultarnos.

En cuanto al precio:

  • El test de 50 alimentos son 125€,
  • analizando 100 alimentos son 240€,
  • cuando son 200 alimentos cuesta 325€ y
  • el test de 300 alimentos: 425€.

Es una inversión que os puede ayudar a mejorar vuestra salud y calidad de vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.