¡A reforzar nuestras defensas!

27 noviembre, 2015

Con los cambios de temperatura y al estar menos tiempo al aire libre y permanecer en espacios cerrados «compartiendo» virus y bacterias, es más fácil acatarrarse o pillar alguna de las enfermedades que suelen rodearnos. Debemos de fortalecer nuestras defensas. Como en casi todos nuestros artículos, vamos a centrarnos sobre todo en la prevención: vamos a hablar de hábitos saludables, recomendaciones alimenticias y complementos que podéis encontrar en nuestra farmacia.

Hábitos saludables

Lo primero que hay que recordar es la higiene: LAVARSE LAS MANOS antes de comer o ponerse a cocinar. Es fundamental para que los gérmenes que tengamos en ellas no pasen dentro de nuestro organismo.

Dormir y descansar es imprescindible para que nuestro organismo esté en forma y pueda rechazar cualquier ataque exterior. La falta de sueño prolongada está asociada con un número de anticuerpos reducido y una función inmune más débil.

Intentar controlar nuestro estrés. Los momentos puntuales de nerviosismo o estrés son naturales, el problema es cuando no conseguimos desconectar; mantener nuestro cuerpo siempre en estado de «alerta» hace que nuestro sistema inmunitario no pueda responder adecuadamente a los ataques de virus y bacterias.

Practicar algún deporte o ejercicio, mejor al aire libre. Aunque nos de más pereza que en verano, si se va bien protegido contra el frío, el ejercicio hace que nuestro cuerpo libere endorfinas y hace que nuestra sangre circule más rápido por nuestro cuerpo, llevando las células que nos ayudan a neutralizar a los «enemigos» antes a dónde hagan falta, y también nos ayuda a desconectar de los problemas y a relajarnos después.

Como siempre, evitar el consumo de tabaco y alcohol, que hace que nuestras mucosas se sequen y debiliten y no sean capaces de «atrapar» los gérmenes, dejándoles vía libre.

Enseñar a los niños y recordar a los adultos que, cuando se tose o se estornuda hay que cubrirse la boca y/o la nariz con un pañuelo o, si no se tiene a mano, con el hueco del codo o con el hombro. Si no nos cubrimos los gérmenes se dispersarán por el aire con lo que habrá más posibilidades de que más personas enfermen.

Qué alimentos nos pueden ayudar

Como siempre una alimentación variada es fundamental para que nuestro organismo funcione de forma correcta cuando lo que queremos es estimular nuestras defensas. Tenemos que centrarnos sobre todo en vitaminas y minerales.

La primera vitamina que nos viene a la cabeza cuando pensamos en prevenir enfermedades es la C y es cierto que es una gran aliada. Lo que es importante puntualizar es que no solamente tenemos que centrarnos en los cítricos par conseguirla; el kiwi, los arándanos, el pimiento, el brócoli y la col también tienen gran cantidad de vitamina C.

Además de ésta, tenemos otras vitaminas antioxidantes que nos ayudan a luchar contra las agresiones a nuestro organismo, sobre todo la vitamina A y la E.

Los alimentos de los que obtenemos vitamina A son la zanahoria, la calabaza y las espinacas.

En cuanto a la vitamina E la encontraremos en el aceite de oliva, los huevos, los vegetales de hojas verdes, cereales integrales y los frutos secos.

Finalmente, además de las vitaminas antioxidantes, también tienen mucha importancia las del grupo B que se pueden encontrar en frutas y verduras de hoja verde, en cereales y en legumbres; excepto la B12, que sólo se encuentra en alimentos de origen animal (carne, vísceras, sardinas, salmón, mejillones, almejas y huevos).

Pasamos ahora a los minerales, entre los que cabe destacar el zinc, el selenio y el hierro.

El zinc lo podemos encontrar en los cacahuetes, semillas de calabaza, germen de trigo, espinacas, cordero y chocolate negro.

El selenio en nueces, maíz, atún, bacalao y muchas frutas y verduras.

En cuanto al hierro, lo más importante es que no sólamente tenemos que tomar alimentos que contengan hierro, sino que tenemos que combinarlos adecuadamente; la vitamina C hace que el hierro se absorba más fácilmente por nuestro organismo, mientras que el calcio hace que se dificulte su aprovechamiento. Tampoco el café ni el té colaboran a la hora de que el hierro que tomemos durante la comida nos sirva. Si comemos un plato de lentejas y, de postre comemos yogur y café en la sobremesa, el hierro que hemos tomado no habrá servido para mucho; mucho mejor una naranja de postre y saltarnos el café ese día. También hay que destacar que el hierro de origen animal se absorbe mejor que el de origen vegetal. Dicho ésto, los alimentos que nos pueden aportar hierro son el hígado y las carnes rojas, los berberechos, las sardinas, las espinacas, las lentejas y los pistachos, entre otros muchos.

Antes de finalizar el apartado de los alimentos que ayudan a nuestro sistema inmunitario, tenemos que hablar de algunos alimentos que no lo refuerzan, sino que luchan junto con él; estamos hablando del ajo, la miel (sobre todo el propóleo), la cebolla y el tomillo, todos ellos con propiedades antibacterianas y antivirales.

Complementos alimenticios

Como antes hemos empezado por las vitaminas, ahora empezamos por la vitamina C. Os proponemos Redoxon doble acción, unos comprimidos efervescentes con una fórmula única que combina los beneficios de la vitamina C y el zinc para proporcionar una mejor protección del sistema inmunitario. En esta presentación, a los tradicionales 1000 mg de vitamina C se incorporan 10 mg de zinc, manteniendo el agradable sabor a naranja tradicional. Está dirigido a adultos y niños mayores de 12 años, y la forma de tomarlo es 1 comprimido al día, preferiblemente junto con el desayuno por la mañana.

redoxon

airborne

Seguimos con la vitamina C, en este caso en un combinado de 10 vitaminas, minerales y extractos de plantas en Airborne InmunoDefensas. Además de los 1000 mg de vitamina C, nos aporta vitaminas A, E y B2, minerales como el magnesio, el zinc, el selenio y el manganeso, y también tiene extracto de echinacea y de Ginseng. Tenemos dos tipos de presentaciones distintas, en comprimidos masticables, cómodos de tomar, ya que no necesitan agua, y en comprimidos efervescentes. Está dirigido a adultos y niños mayores de 15 años. En el caso de los comprimidos masticables se recomiendan 4 al día, y en el caso de los efervescentes basta con uno al día.

Y el último producto con vitamina C que os proponemos es formulex Defense. En este caso nos encontramos con una fórmula que combina el saúco, la equinácea, el própolis, la vitamina C y el zinc. Podemos utilizar formulex Defense para mejorar nuestras defensas con un sobre al día disuelto en un gran vaso de agua, o, si ya tienes síntomas de un proceso gripal o catarral, puedes tomar dos sobres al día para ayudar a tu cuerpo a recuperarse más rápido. Está dirigido a adultos y niños mayores de 12 años durante un período máximo de 7 días.

formulex_defense

arkoprobiotic

Pasamos con la vitamina D, en este caso combinada con jalea real liofilizada y fermentos lácticos vivos en ArkoBiotics Jalea Real y Defensas, un producto de los Laboratorios Arkopharma. De la vitamina D ya hemos hablado, así que os recordamos que la jalea real es la sustancia que secretan las abejas obreras y es el alimento exclusivo de la abeja reina durante toda su vida. Al contener fermentos lácticos vivos, este producto debe conservarse a una temperatura inferior a 23 ºC y lejos de fuentes de calor y cambios bruscos de temperatura. Los fermentos sufren con el tiempo una degradación natural pero la técnica de producción de ArkoBiotics garantiza un contenido mínimo en probióticos activos. Este sistema hace que haya que mezclar la parte sólida (los probióticos que se encuentran en el tapón) con la líquida antes de consumirlo simplemente girando el tapón y agitando enérgicamente antes de abrirlo.

Y, para finalizar, os hablamos de OLÉOCAPS 4, que está preparado para aportar un refuerzo rápido al organismo ya que refuerza las defensas naturales. Compuesto por aceites esenciales de árbol del té, de ravintsara, de clavo de especias y de eucalipto real, que son los mejores estimulantes de la inmunidad, junto con el de tomillo marroquí, por sus propiedades antivíricas y antibacterianas. Compuesto por aceites esenciales 100 % puros y naturales. La forma de tomarlo es con un poco de agua, y se recomienda de 2 a 3 cápsulas al día cuando se teme que puede haber posibilidades de enfermarse, o, cuando ya se tienen síntomas, 3 cápsulas por la mañana, mediodía y noche, durante las comidas, por un periodo de 2 días y después, 2 cápsulas por la mañana, mediodía y noche otros dos días. Se recomienda no superar la dosis de 9 cápsulas al día.

oleocaps4

Esperamos que, con estos consejos, este invierno no tengáis ningún problema, y, si queréis más información, no dudéis en preguntarnos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

De acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016, consiento que mis datos sean tratados bajo la responsabilidad de Farmacia Mercedes González Muniesa para recibir respuesta a consultas. publicación de comentarios del blog y que las conserve mientras haya un interés mutuo para ello. Me doy por informado que tengo derecho a revocar este consentimiento en cualquier momento y a ejercer los de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de mis datos y los de limitación y oposición al tratamiento dirigiéndome por email a [email protected] También estoy informado de que puedo reclamar ante la autoridad de control a www.agpd.es.