Prepara tus pies para el verano

30 abril, 2016

Cuando los días empiezan a alargar y las temperaturas empiezan a subir, vamos cambiando nuestro vestuario y también nuestro calzado. Si nos probamos los zapatos abiertos o las sandalias del año anterior; o vamos a comprar unos nuevos, nos damos cuenta que nuestros pies todavía no están preparados para que los demás los vean. Muchas personas cuidan sus pies todos los días del año, sin importar si van a estar expuestos al sol o encerrados bajo calcetines y botas. Esto sería lo ideal pero no siempre lo hacemos. Si queréis que vuestros pies estén perfectos para la playa, la piscina o simplemente para el día a día, hay consejos que debemos incorporar a nuestra rutina diaria.

Cuidar los pies cada día

Nuestros pies son los que soportan nuestro peso y nos llevan de un lado para otro. Normalmente tenemos rutinas de limpieza y de belleza en las que cuidamos de nuestro rostro o nuestro pelo a diario. Pero los pies suelen ser los grandes olvidados. Las recomendaciones mínimas que deberíamos cumplir cada día serían la limpieza y la hidratación.

En cuanto a la limpieza, lo que debemos tener en cuenta es que nuestros pies deben quedar siempre bien secos, sobre todo la zona que hay entre los dedos. Así evitaremos hongos y otros problemas en la piel. No podemos olvidar las uñas, limpiarlas por debajo con un palito de naranjo o un palito de plástico completaría la fase de limpieza.

En relación a la hidratación, lo ideal sería utilizar cremas hidratantes específicas para pies, ya que su piel es distinta que la del resto del cuerpo. Igual que utilizamos una crema hidratante especial para la cara o las manos. Para que tenga mejor efecto podemos aprovechar para dar un pequeño masaje aplicándola mediante movimientos circulares. Si disponemos de tiempo, podemos completar el masaje haciendo girar nuestros tobillos, haciendo rodar una pelota con nuestros pies descalzos y caminando un rato de puntillas. Todo esto ayudará a relajarlos y fortalecerlos.

Una vez a la semana es recomendable exfoliar nuestros pies o utilizar una piedra pómez o una lima electrónica, que nos ayudará a eliminar las pieles muertas y las durezas que afean nuestros pies y pueden llegar a ser una molestia.

Las uñas deben mantenerse cortas y darles una forma cuadrada para que no se encarnen. Ahora también hay limas electrónicas que nos ayudan a limarlas, pulirlas y abrillantarlas, aunque es mejor dejar pasar dos semanas para evitar un desgaste excesivo.

Incluir una revisión podológica entre las consultas anuales rutinarias, igual que vamos al dentista o al óptico.

Si durante todo el año seguimos estos pasos, cuando llegue el momento de enseñar nuestros pies no habrá ningún problema.

Puesta a punto

Si durante el invierno hemos descuidado nuestros pies, ahora tendremos que ponernos en marcha para poder ponernos el calzado que nos apetezca. Lo primero será empezar ya con la rutina diaria de limpieza e hidratación. Para reforzar la acción de la crema, podemos aplicarla antes de ir a dormir y usar unos calcetines de algodón, pero siempre cuidando que el espacio entre los dedos esté seco antes de poner los calcetines. Si tenemos muchas durezas, callos o talones agrietados y esto no es suficiente tenemos que «ayudar» a la crema hidratante normal con cremas específicas para estos problemas.

Cuidados de los pies

Si no soléis visitar al podólogo esta época es la mejor para empezar. Además de mejorar o eliminar nuestros callos o durezas nos aconsejará cómo cuidarlos o podrá diagnosticar un problema que no conocíamos como papilomas o alguna patología.

Calzado

Para que nuestros pies estén sanos y bonitos una de las cosas más importantes es elegir bien el calzado que llevamos.

En invierno el zapato o la bota suelen ser más cómodos y no tenemos problemas de rozaduras. Además llevamos calcetines, que ayudan a la protección del pie, sobre todo si son sin costuras y de algodón. El problema viene cuando cambiamos de zapato o pasamos a zapatos abiertos o sandalias. Una piel hidratada es una piel más elástica y suele ser menos propensa a tener ampollas.

A la hora de elegir zapatos o sandalias para uso diario recordad siempre:

  • Elegir la talla correcta y probárlos por la tarde, que es cuando el pie está más hinchado
  • Comprobar que el calzado sea de cuero para que nuestros pies puedan traspirar e ir alternando entre dos pares
  • Que la suela sea antideslizante y sufientemente gruesa para que pueda proteger nuestros pies de las irregulariades del suelo
  • No llevar un tacón excesivo ni muy estrecho
  • El contrafuerte del talón debe ser confortable pero que impida los desplazamientos laterales

Para eventos especiales o si queremos un día llevar unos zapatos que no cumplan estas recomendaciones, existen plantillas que ayudan a minimizar el impacto de zapatos o sandalias con suelas finas o tacones altos. Hemos encontrado esta infografía en la Asociación Americana de Podólogos (American Podiatric Medical Association) en la que nos avisan de los problemas que nos puede causar cada tipo de sandalia y nos dan recomendaciones para cada uno. No hemos encontrado la versión en castellano; si estáis interesados y nos lo decís, podemos traducirla.

Los pies y el calzado

Imprescindible en verano

Para terminar, dos advertencias que no hay que olvidar en verano:

No podemos olvidar dar protección solar en nuestros pies. Igual que damos protección solar en nuestra cara o en cualquier parte de nuestro cuerpo que está expuesta al sol, nuestros pies también la necesitan. Aplícala por todo si estás en la playa o en la piscina y también si sales de casa con chancletas o sandalias. Además así conseguirás que no aparezcan las señales de las tiras si día a día llevas el mismo tipo de calzado.

Nunca olvides utilizar chancletas en la piscina y en las duchas o baños públicos. Los hongos y los virus están esperando para colonizar e infectar tus pies si entran en contacto con tu piel.

Como ya sabéis, podéis consultarnos cualquier duda. Estaremos encantados de ayudaos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

De acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016, consiento que mis datos sean tratados bajo la responsabilidad de Farmacia Mercedes González Muniesa para recibir respuesta a consultas. publicación de comentarios del blog y que las conserve mientras haya un interés mutuo para ello. Me doy por informado que tengo derecho a revocar este consentimiento en cualquier momento y a ejercer los de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de mis datos y los de limitación y oposición al tratamiento dirigiéndome por email a [email protected] También estoy informado de que puedo reclamar ante la autoridad de control a www.agpd.es.